Bolsonaro dice que los crecientes incendios en el Amazonas son una mentira



El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, negó el martes con enojo la existencia de incendios en la selva amazónica y los calificó de "mentira", a pesar de los datos producidos por su propio gobierno que muestran que miles de incendios están surgiendo en la región.

El año pasado, Bolsonaro negó de manera similar un aumento en los incendios que provocó una protesta mundial, encabezada por el presidente francés Emmanuel Macron y otros líderes mundiales.

Los incendios en la Amazonia brasileña durante el mes de agosto fueron los mayores en los últimos nueve años. Se han registrado más de 10.000 incendios en los primeros 10 días de agosto, un 17% más que en el mismo período hace un año, según datos de la agencia nacional de investigación espacial del país, INPE.

En un discurso a otros líderes sudamericanos el martes, Bolsonaro desafió a los representantes extranjeros a sobrevolar el Amazonas diciendo que viajando en avión “no veras una sola llama”.

“Esta historia de que el Amazonas se está incendiando es una mentira y debemos combatirla con números verdaderos”, dijo.

Bolsonaro interfirió en el INPE luego de que publicara datos desfavorables sobre la deforestación del Amazonas el año pasado, despidiendo al director de la agencia, Ricardo Galvao, quien defendió las cifras de su agencia que mostraban una creciente destrucción.

En su discurso, Bolsonaro argumentó que Brasil se ha mostrado capaz de proteger el Amazonas, dijo que “el Amazonas es un bosque húmedo que se preserva y no se incendia. Los medios de comunicación y los gobiernos extranjeros están presentando una narrativa falsa sobre la Amazonia”.

Los expertos dicen que los incendios no son un fenómeno natural en la selva tropical, sino que por lo general son provocados por el hombre para limpiar tierras deforestadas para pastos.

La deforestación aumentó un 34,5% en los 12 meses hasta julio, en comparación con el mismo período hace un año. La tala de bosques cayó en julio, la primera disminución en 15 meses, un punto enfatizado por Bolsonaro.

El Amazonas es la selva tropical más grande del mundo, un ecosistema vital para apaciguar los efectos del cambio climático debido a la gran cantidad de dióxido de carbono que absorbe.

Según testigos Bolsonaro envió fuerzas armadas que trabajan con la agencia ambiental Ibama para combatir los incendios cerca de Apui.

Fotografía: Un miembro de la brigada de bomberos del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA) sostiene un oso hormiguero muerto mientras intenta controlar incendios en un tramo de la selva amazónica cerca de Apui, estado de Amazonas, Brasil, 11 de agosto de 2020. Fotografía REUTERS / Ueslei



Autor