El té Verde



Recientes estudios indican que el Té verde, tiene grandes beneficios para la salud, y por esta razon su uso se ha incrementado mundialmente en la ultima década.

El té verde ayuda a bajar la presión sanguínea y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También esta ligado a la prevención de muchos tipos de cáncer, fortalece el sistema inmunológico, baja los niveles de azúcar en la sangre, restringe la producción de colesterol y desacelera el proceso de envejecimiento evitando la acumulación de oxigeno activo y peróxidos en nuestro cuerpo. Los antioxidantes en el té verde son 20 veces mas fuertes que la vitamina E.

También tiene un alto contenido de vitaminas y minerales incluyendo fluor que estimula la producción de saliva, reduciendo los efectos nocivos de los ácidos que se forman en la boca. En otras palabras, un súper-te.

Es originario de la China y se produce a base de Camellia Sinensis, sometiendo al vapor las hojas frescas recién recogidas de esta hierva, lo que remueve la fermentación de las encimas, factor en el que radican sus especiales bondades. En el 2737 AC el emperador de China Shen Nung que había sido honrado como Sanador Divino, al tomar te verde lo proclamo como una bebida enviada del cielo. Después de su descubrimiento, monjes budistas que habían ido a China a estudiar, regresaron al Japón llevando con ellos este te como bebida medicinal. La popularidad del te pronto se propago por Japón y el resto del lejano Este. Hoy el té verde es él té más popular en China y Japón, siendo China el productor de casi el 90% de este tipo de té en el mundo.

En 1611 los holandeses trajeron el té desde China a Europa y América. Inicialmente este era muy caro y solo disponible para la realeza y las clases altas, pero ahora es la segunda bebida en el mundo mas consumida después del agua (razones obvias de población).

Amigos de la Reserva los invito a preparar un saludable y sabroso té verde

1) Nunca utilice agua caliente del grifo para hacer el té, lo mas adecuado es utilizar agua fría para aseguraos que el contenido de oxigeno es el suficiente para que se libere todo el sabor de las hojas del té.
2) El agua debe ser de buena calidad y si el agua del grifo o la red publica no lo es, utilizar agua embotellada o filtrada.
3) Calentar el agua hasta su primer hervor, no dejarla hervir demasiado ya que liberaría mucho oxigeno y no obtendríamos el sabor buscado.
4) Agregar el agua al té y dejarlo reposar de 3 a 5 minutos.
5) Ud. ya esta listo para saborear este saludable y exquisito té.

Paco Casal para LaReserva.com


 

Autor