En su evolución las serpientes de cascabel fueron eliminando toxinas de su veneno



Hace millones de años, el antepasado de las serpientes de cascabel modernas estaba dotado de un arsenal genético de “armamentos tóxicos”, incluyendo genes de toxinas que envenenan la sangre, toxinas que producen daños musculares y toxinas que afectan el sistema nervioso. Pero en un período relativamente corto de tiempo evolutivo, las serpientes de cascabel se despojaron de sus genes de neurotoxinas que afectan el sistema nervioso, manteniendo las toxinas que dañan los músculos y los vasos sanguíneos de sus presas. Fascinante!

El estudio fue publicado el 15 de septiembre en la publicación Current Biology. El equipo de investigación fue dirigido por Sean B. Carroll de la Universidad de Wisconsin. La investigación se propuso rastrear el origen genético y la evolución de las toxinas de serpientes de cascabel. Para ello, examinaron el código genético de los miembros de la familia de cascabel y reconstruyen su historia evolutiva.

Encontraron que los genes de neurotoxinas evolucionaron hace unos 22 millones de años, antes de que las primeras serpientes de cascabel aparecieron, hace 12 a 14 millones de años. Los investigadores estudiaron las diferentes subespecies en el árbol de la familia de la serpiente de cascabel. Lo que encontraron los sorprendió y desafió a todas sus hipótesis iniciales: Las serpientes de cascabel han evolucionado rápidamente generando grandes diferencias a través de la pérdida de genes, lo que tiene como resultado un mayor o menor número de genes y tipos de veneno.

Cada linaje serpiente de cascabel se ha borrado de dos a cuatro genes enteros de veneno en comparación con su ancestro común, al tiempo que conserva los genes para sólo un subconjunto de tipos de veneno. El subconjunto de genes de cada especie de serpiente retenidos varía. Sólo dos de los siete genes originales veneno de larga duración se comparten entre la serpiente de cascabel de Mojave, la cascabel diamantina del oeste y del este. Los investigadores no pueden decir con certeza por qué las serpientes se deshicieron de algunas de “sus armas”, pero piensan que está relacionado con las circunstancias individuales de cada especie a través del tiempo y probablemente sus presas eran más susceptibles a un tipo de veneno.

Paco Casal para LaReserva.com

Autor