7 minutos de vida



Científicos españoles y franceses lograron, por primera vez, lo que muchos  han soñado: “resucitar” un animal extinto, el Bucardo, a través de la clonación. El éxito solo duro 7 minutos, pero abrió la puerta a futuras clonaciones. Algunos investigadores piensan que seria conveniente clonar un Mamut, para que camine por las praderas de California ? Nosotros nos preguntamos porque no clonar un Trex y liberarlo en el Central Park?

La clonación de especies extintas es un tema complicado. A simple vista, todos estamos de acuerdo en “recuperar” especies que vivieron sobre el planeta y que por razones climáticas o por la mano del hombre ya no habitan la Tierra.

Pero donde esta el limite? O mejor dicho ¿Debe existir un limite? En el caso de que no exista un limite, que también a simple vista, es lo mas correcto, se podría dar el caso de lo ocurrido en el film Parque Jurásico, en donde los humanos se convierten en aperitivos de Velociraptors o de un Tiranosauro Rex.

Con respecto a la cabra montés pirenaica o Bucardo, esta fue declarada protegida en 1973, pero cuando el plan de conservación para salvar a la especie fue finalmente ejecutado en 1993, sólo quedaban 10 ejemplares. Increíble pero real, 20 años les tomo a los políticos españoles y franceses declarar una ley de protección. La especie quedo declarada extinta en el 2000, cuando la última de su clase, una hembra llamada Celia, fue encontrado muerta “aplastada” por la caída de árbol.

La recién nacida íbice murió 7 minutos despues de ser clonada por defectos físicos en sus pulmones.

Retomando el tema de la clonación de especies y aunque parezca un final amarillista pensar que un raptor se coma a mi perro, es una posible realidad.

Para que no existan tales problemas, deberíamos centrarnos en lo mas importante: Proteger a las especies para que no se extingan.

Juan P. Del Rio para LaReserva.com

Fotografia
Flickr Tambako the Jaguar's photostream

Autor