La mimosa



Dormilona, sensitiva o vergonzosa son los diferentes nombres que recibe la Mimosa pudica, una planta fácilmente distinguible por su reacción al contacto desarrollado como defensa ante los predadores.
 


 

Una característica muy notable es que al mínimo contacto con sus hojas las mismas se contraen sobre el tallo como si se cerraran. Este es un mecanismo de defensa ante depredadores, puesto que al replegarse en un gran porcentaje, parece ser una planta mustia o marchita.
 

 

También es un mecanismo que sirve para no perder demasiada agua durante las horas de calor o para protegerse del viento reduciendo la superficie. Las hojas permanecen plegadas durante toda la noche.
 

Sus hojas tienen forma de helecho. Poseen flores muy pequeñas, de color rosado malva. Son plantas sensibles a las heladas pues no soportan mínimas inferiores a 13ºC.

 

 

Autor