La singular vida sexual de la sepia gigante



Esta especie de cefalópodo vive sólo tres años y se reproduce una vez en la vida, muriendo después del acto por agotamiento. Son nativos de la costa sudeste de Australia, desde Brisbane en Queensland, hasta Shark Bay en Australia Occidental.

Durante el apareamiento son animales muy activos y los machos sufren cambios en su aspecto y comportamiento. Lo más llamativo son los patrones en forma de cebra que adoptan los machos.

El proceso de cortejo es muy llamativo. Los machos y las hembras se unen en lo que simula una “caricia”. Posteriormente viene el llamado “abrazo”, en donde el macho introduce uno de sus tentáculos, llamado espermatóforo, por una cavidad de la hembra en donde se encuentran los óvulos.

Después de la copula, la hembra pone cerca de 500 huevos en forma de racimo, de color transparente, que posteriormente se tornan negros con la tinta de la sepia (probablemente para camuflar los huevos en las rocas).

Después de 4 meses de sexo sin fin, machos y hembras mueren sin haber conocido a sus crías que pronto nacerán. Cerca del 1% de los huevos podrán desarrollarse como ejemplares adultos, el resto perecerá en el océano.

Toda una vida preparándose para el apareamiento para luego sucumbir después de meses de sexo desenfrenado. Una singular forma de vida, diría el Sr. Spock.

Boris para LaReserva.com


 



Autor