Los Tornados



Un tornado es un violenta columna de aire en rotación que está en contacto con la superficie de la tierra y una nube cumulonimbus o, en casos poco comunes, la base de un cúmulo de nubes. Los tornados difieren en su tamaño e intensidad. Suelen tener forma de embudo, el extremo que toca la superficie es el mas estrecho y a menudo esta rodeado de una nube de escombros.

 
La mayoría de los tornados tienen vientos con velocidades que oscilan entre los 60 km por hora y los 180 km por hora, son de aproximadamente 75 metros de ancho, y pueden recorrer varios kilometros antes de su disipación, aunque existen registros de tornados con vientos de  480 km por hora, con un ancho que superaba el kilómetro, y que permanecieron sobre el terreno por más de 100 kilómetros.

Aunque los tornados se han observado en todos los continentes salvo en la Antártida, la mayoría ocurren en los Estados Unidos. También se producen comúnmente en el sur de Canadá, sur y este de Asia, este de Centroamérica, sur de Africa, Australia y Nueva Zelanda.

Un tornado se compone de 5 partes

1 El remolino inicial: formado por una columna descendente en sentido horario de aire muy frío que da origen inmediatamente a otro torbellino de aire caliente que gira en forma de espiral antihoraria sobreponiéndose al aire frío.

2 El embudo o cono invertido que comienza a ser plenamente visible porque al ascender, se condensa la humedad que lleva la columna de aire caliente. Al iniciarse el ascenso de esta manga los vientos llegan a alcanzar velocidades muy grandes.

3 La base asimétrica de un tornado. El embudo o manga en un tornado tiende a inclinarse hacia la nube posterior porque el pie del tornado se desplaza a mayor velocidad que la parte superior de la manga o embudo. Ello da origen a una asimetría muy notoria fácilmente visible desde cualquier lugar (a no ser que estemos contemplando el tornado en la dirección de su avance, es decir, desde el punto hacia donde se dirige: una buena indicación de que hay que guarecerse inmediatamente es la de ver el tornado sin ninguna asimetría.

4 El vórtice: es la parte inferior del embudo, la que entra en contacto con la tierra. El vórtice es la parte más destructiva del tornado, pues es esta punta la que posee el menor diámetro, y por tanto la mayor aceleración del aire, y la que contacta directamente con la superficie terrestre, arrancando árboles, levantando casas y arrastrando la mayor parte de los desechos que va aspirando. Aunque en la mayoría de las ocasiones un tornado posee un único vórtice, no es raro que aparezcan varios vórtices de succión, que a su vez irán girando alrededor del pie del torbellino.

5 El pie: es la parte de la tierra que se mueve con las ondas de giro del tornado.

En un principio, el embudo del tornado es una nube embudo, únicamente constituida por gotitas de agua en condensación, que nacen en las bases de la nube madre y descienden hasta la superficie. Tras tocar el suelo, el vórtice aspira polvo y derrubios abundantes que, debido a la corriente de aire ascendente, suben por el embudo y lo van velando con una cortina de suciedad.

A medida que avanza el tornado, y a causa de la fricción entre las moléculas de aire y polvo, en las paredes que forman el ojo del tornado normalmente se producen descargas eléctricas, que dan lugar a la aparición de chasquidos, relámpagos y rayos. Finalmente, y con toda la carga de desechos que porta a lo largo de su embudo, el vórtice del tornado no puede seguir el ritmo y se va quedando atrás, separándose del punto donde se une con la nube madre (que en ocasiones desciende ligeramente y se enrolla alrededor del cono) hasta que se produce su rotura, momento en el que la manga asciende y se integra en el cumulonimbo, desapareciendo el tornado.

Asimismo, la rotura del embudo puede también producirse por la imposibilidad del tornado de seguir engullendo aire debido a la masiva presencia de los desechos que porta, aunque esto no varíe su espectacular desenlace.

 

 

Existen varias escalas para medir un tornado, pero la más aceptada universalmente es la Escala de Fujita. Esta escala se basa en la destrucción ocasionada a las estructuras construidas por el hombre y no al tamaño, diámetro o velocidad del tornado. Existen 6 grados

F0 60-100 km/h Leves
F1 100-180 km/h  Moderados
F2 180-250 km/h  Considerables
F3 250-320 km/h  Severos
F4 320-420 km/h  Devastadores
F5 420-550 km/h  Extremadamente destructivos

Fuentes 1 2
Fotografía Flickr Nature Explorer
  

Autor