Agua de jengibre: anti-inflamatorio y quema grasas



Esta preparación se utiliza desde muchos siglos atrás para combatir enfermedades, debido que mejora el sistema inmunológico y para bajar de peso, obviamente combinado con una dieta saludable.

En solo 100 gramos de jengibre encontramos: 79 calorías, 33 mg de potasio, 7.7 mg de vitamina C, 14 mg de sodio, 3.57 de proteínas, 17.86 de carbohidratos y 3.6 de fibras con 0% de azúcar. También se encuentran en cantidades inferiores: hierro, zinc y magnesio entre otros.

El agua de jengibre es utilizada entre otras cosas para: elevar los niveles de inmunidad del organismo, para bajar la fiebre, para calmar el dolor articular, combatir el estreñimiento, mejorar la circulación sanguínea y disminuir el colesterol.

También actúa como expectorante ayudando a eliminar la flema que se acumula en pulmones y vías respiratorias y ayuda al páncreas a liberar enzimas que absorben mejor y más rapido los nutrientes.

El agua de jengibre también nos ayuda a llevar al azúcar a las cifras correctas que el cuerpo necesita para funcionar. Esto es fundamental para perder peso, ya que todo el azúcar que no metabolizas se convierte en grasa. Además, al mismo tiempo, nos ayuda a prevenir o paliar la diabetes sin efectos secundarios.

Preparación del agua de jengibre

Esta infusión es muy simple, basta con hervir un litro de agua y luego agregar 10 a 15 rueditas (rodajas) de jengibre, dejando hervir durante 15 minutos. Posteriormente se cuela y se deja enfriar aunque algunos lo prefieren tibio y sin colar, es cuestion de gustos, el efecto es el mismo.

Es conveniente ingerir esta preparación a la mañana en ayunas y por la noche antes de dormir. Se puede agregar jugo de limón y miel (no conveniente para los que desean bajar de peso). Bebiendo esta infusión todos los días, haciendo ejercicios regulares y teniendo una buena alimentación pronto verás resultados positivos en tu físico.

Autor