El Tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus)



Fue un marsupial carnívoro similar al perro con franjas en el lomo, que vivió en la isla australiana de Tasmania. En tan solo 60 años el hombre extermino toda la población de tigres de tasmania. Las causas de su exterminio fueron la caza, su captura para zoológicos, la introducción de especies no autóctonas (como el Dingo en Australia y el perro salvaje en Nueva Guinea) y principalmente la persecución realizada por los agricultores culpándoles de atacar a sus ovejas.

En sus orígenes se podía encontrar también en Australia y Papua Nueva Guinea, pero poco a poco fue desapareciendo de Australia y sólo se encontraba en Tasmania. El último tigre de Tasmania fue capturado en 1933 y llevado al Parque Zoológico de Hobart en Tasmania. Murió tres años mas tarde.

Ahora un grupo de científicos aseguran poder “revivir” la especie gracias a una muestra bien conservada de ADN. Este podría considerase uno de los experimentos más ambiciosos relacionados con la clonación: traer a la vida especies desaparecidas hace años pero al mismo tiempo surgen muchas preguntas:¿Por que razón “resucita” al tigre de Tasmania, si hasta hace muy poco tiempo se le quería exterminar? ¿Cuales son los objetivos finales de este experimento? ¿Repoblar los circos? Si el proyecto tiene éxito (se piensa finalizar en el 2010), podrían repetir el experimento con otros animales extinguidos.

Para llevar a cabo su experimento Científicos del Museo Australiano de Sydney lograron superar uno de los principales obstáculos para "revivir" esta especie: replegar genes individuales del tigre de Tasmania usando un proceso conocido como PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

El proyecto comenzó en 1999 cuando los investigadores encontraron un embrión de tigre de tasmania en un bote “perdido” en los depósitos del museo. El espécimen ahí encontrado estaba conservado en etanol, y por esta razón su ADN se conservo intacto.

A partir de las muestras de ADN, los científicos crearon una biblioteca genética de la especie. Por ultimo reprodujeron los genes individuales que permitieron crear millones de copias puras de ADN en perfectas condiciones, que podrían generar una célula viva. "Hemos avanzado más que ningún otro proyecto que haya intentado algo similar usando ADN de un ser extinguido", dijo Mike Archer, director del Museo de Australia, en rueda de prensa. "Lo que en el pasado no fue más que un sueño imposible ha dado otro paso de avance para convertirse en una realidad biológica", añadió, y dijo que el propósito ulterior era clonar una población con capacidad para reproducirse. "El ADN supuestamente muerto en realidad reacciona de la misma forma que el ADN vivo. Claramente, el ADN que obtuvimos no estaba muerto y funcionó", dijo Archer. "Hace posible la clonación molecular", añadió.

Autor