Las etiquetas de información nutricional deberán informar la cantidad de azúcar añadido



A partir del 2018 la FDA exigirá que los fabricantes de alimentos que se consuman en los Estados Unidos discriminen la cantidad de azúcares añadidos por separado en las etiquetas. Esta es una verdadera victoria para un país que, como muchos, sufre las consecuencias para la salud del consumo excesivo de azúcar.

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), ha actualizado nuevas etiquetas de información nutricional que entrarán en vigor en mayo de 2018. Las nuevas etiquetas cuentan con una serie de cambios significativos, incluyendo la actualización tamaño de las porciones, el número de calorías en una fuente más grande, y el cambio más significativo: medir por separado la cantidad de azúcar añadido con respecto a la totalidad de los azucares.

Este supone un cambio positivo para una nación cuyo consumo de azúcar es aproximadamente el doble de la cantidad recomendada y cuya población sufre las consecuencias para la salud del consumo excesivo de azúcar en forma de obesidad, diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas.

 

Autor