El nacimiento del urbanismo



Aproximadamente 4.000 años después del comienzo de la agricultura, muchas aldeas del sudoeste de Asia se habían convertido en poblaciones de mas de 1.000 habitantes. En el sur de Irak y Egipto, comunidades estratégicamente situadas se transformaron ciudades con barrios, edificios públicos y recintos sagrados dando lugar al comienzo del urbanismo.

Las primeras ciudades del mundo surgieron en la Mesopotamia, probablemente por la necesidad de organizar la construcción de acequias y canales desde los ríos Tigris y Eufrates. Al principio solo eran poco mas que un grupo de aldeas y familias relacionadas, pero pronto se convirtieron en centros de comercio con grandes obras de regadío que producían varias cosechas al año. Se aglutinaban en torno a los templos y recintos sagrados construidos sobre torres piramidales hechas de adobe y llamadas “Zigurats”.

Uruk es la cuidad mesopotamica mas antigua: sus comienzos se remontan entre 4.800 y 3.800 aC. Se estima que en el 2.800 aC., tenia una superficie de 250 hectáreas y en ella vivían 5.000 personas.  En la cuidad se comercializaban metales, madera y diferentes artículos provenientes de las tierras altas, ubicadas río arriba, a cambio de los cereales de los fértiles suelos del sur. El dominio de sus gobernantes se extendía al menos 10 kilómetros desde el templo.

Eridú fue otra temprana cuidad muy cercana a Uruk. Era considerada la morada de Enki, dios del abismo. En su apogeo, hace unos 5.000 años, la cuidad se asentaba sobre un fértil paraje costero. Los arqueólogos han logrado descifrar la compleja historia del templo de Enki, que comenzó siendo una pequeña construcción de adobe y con el tiempo se convirtió en una imponente pirámide escalonada de 180 m2.

Pablo Escalada Preto para LaReserva.com