No hay que subestimar el virus H1N1



Aunque algunos medios intentan minimizar el riesgo futuro del virus de la gripe porcina, el  H1N1 aún puede mutar, hacerse mucho más virulento y causar una pandemia de nueva gripe que se podría propagar a lo largo del mundo hasta tres veces.

De acuerdo a un informe de la OMS la gripe A (H1N1) "parece ser más contagiosa que la gripe estacional". El impacto de cualquier pandemia puede variar según las zonas, ya que un virus que causa sólo síntomas leves en países con un sistema sanitario fuerte puede ser "devastador" en aquellos donde el sistema sanitario es deficiente, no hay suficientes medicamentos o los hospitales no están bien equipados. Según la OMS “casi toda la población mundial carece de inmunidad frente a esta nueva enfermedad”.

En el documento publicado anoche, la Organización Mundial de la Salud señala que "la gravedad general de una pandemia está influida por la tendencia de las pandemias a dar la vuelta al mundo en al menos dos, y a veces tres, oleadas". "Por muchos motivos, la gravedad de las siguientes oleadas puede diferir mucho entre unos países y otros", dice el informe.

El virus H1N1 parece estar propagándose más rápidamente que la gripe estacional, que cada año causa la muerte de entre 250.000 y 500.000 personas y tiene una tasa de mortalidad de menos del 0,1 por ciento. La gripe común tiene una "tasa de ataque secundario" --el porcentaje de personas que la contraen por estar en contacto con personas infectadas-- de entre el 5 y el 15 por ciento, mientras que, en el caso de la nueva gripe, esta tasa es de entre el 22 y el 33 por ciento, aseguró la OMS.

Datos del virus

No se tiene constancia de que los virus de la gripe se puedan transmitir al ser humano por ingestión de carne de cerdo procesada u otros productos obtenidos del cerdo.

El calor aplicado habitualmente durante la cocción (por ejemplo, 70°C/160°F de temperatura en el centro de la pieza) inactiva inmediatamente cualquier virus que pudiera encontrase en los productos que contengan carne cruda.

La carne de cerdo y los productos porcinos, si se manejan de conformidad con las prácticas higiénicas adecuadas que recomiendan la OMS, la Comisión del Codex Alimentarius y el OIE, no constituirán un foco de infección.

Las autoridades y los consumidores deberían asegurarse de que la carne procedente de cerdos enfermos o encontrados muertos no se procesa ni se destina al consumo humano bajo ninguna circunstancia.

Fuente
OMS

Fotografía
"Influenza al asecho" Guerry

Autor