Colhué Huapi: de lago a desierto



El lago Colhué Huapi se encuentra en la región patagónica central de la República Argentina, al sur de la provincia de Chubut. En los últimos años se fue secando hasta convertirse casi en un desierto.

El desvío de su principal afluente utilizado para el cultivo, más el incremento de la actividad petrolera de la zona, son sus principales responsables.

El lago Colhué Huapi ocupaba una depresión poco profunda, originada presumiblemente por deflación eólica en una zona ocupada preponderantemente por finas arcillas.

Debido a su escasa profundidad, el lago Colhué Huapi siempre estuvo sujeto naturalmente a un proceso de evaporación importante por el viento y el sol.



Uno de los problemas que lo llevó a la desertificación fueron las obras de toma para alimentar acueductos de agua potable desde el Lago Musters, y las canalizaciones de riego que obtuvieron grandes volúmenes de agua del Río Senguerr.

El otro problema fue la gran cantidad de pozos petroleros que se encuentran en la región.

Las petroleras inyectan miles de litros de agua para obtener el preciado petróleo y obviamente también obtienen agua contaminada. Estos dos factores fueron la estocada final para el ya comprometido equilibrio hidrológico del sistema del lago Colhué Huapi, el cual se presenta una disminución de sus niveles históricos, y un acelerado proceso de retracción y desecamiento en su periferia.

El balance hídrico de toda esta cuenca fue negativo durante los últimos setenta años. La patagonia en general, tanto en Chile como en Argentina, en un terreno fascinante pero al mismo tiempo muy frágil y ante un aumento de la actividad humana, sumada a la acción del viento el sol y las bajas precipitaciones está ante una franca y lenta desertificación.

En 2017, en donde el lago se secó casi por completo, un grupo de vecinos de la zona reclamaron la “no acción” del Instituto Provincial del Agua de la Provincia de Chubut (IPA) quien al parecer hace la “vista gorda” de desvíos clandestinos para regar producciones frutícolas pertenecientes a la familia Bulgheroni.

La última estimación de superficie del lago fue en 2017, en donde se determinó que había perdido el 70% de su superficie y sólo en los últimos en los últimos 10 años.



En el año 1964 un avión fue dado como desaparecido dentro de la extensión que ocupaba el lago Colhué Huapí. Dicho avión quedó al descubierto producto de la sequía extrema por la que está pasando el lago en la actualidad.

Autor