El proyecto de conservación más peligroso del mundo



En los últimos 20 años, 170 guardaparques han muerto por proteger la vida de los gorilas de montaña del Parque Nacional Virunga en el Congo.

Es horroroso que en 2019 tengamos que publicar noticias como esta. Es patético que al día de hoy tengan que existir guardabosques exclusivamente dedicados a proteger gorilas de los cazadores furtivos.

Solo el año pasado fueron emboscados y asesinados 6 guardaparques del Parque Nacional Virunga. Somos un desastre como especie, no hay duda. El Parque Nacional Virunga no solo es conocido mundialmente por la diversidad de fauna, sino por ser uno de los lugares que implica más peligro para proteger.

Sólo en los últimos 20 años 170 guardabosques han muerto protegiendo esta reserva. Los ataques se producen generalmente en el área central de la reserva donde los guardabosques cuidan de una de las poblaciones más grandes de gorilas de montaña que hay en el mundo.



La zona de 7.800 km2 es un crisol de problemas para los gorilas. Además de la continua deforestación se encuentran varios grupos rebeldes armados y el grupo paramilitar conocido como Mai Mai.

Un mal sitio para un animal que comparte más del 90% del adn con los humanos y que esta en peligro de extincion. Los 6 guardabosques que murieron en la emboscada en 2018 eran bastante jóvenes, (entre los 22 y los 30 años).

Como la mayoría de trabajadores del parque, se trataba de ciudadanos que vivían en los alrededores del parque y a los que le interesó sumarse al proyecto de conservación como guardabosques.



De los 300 gorilas con vida que dejó la guerra civil del Congo, luego del comienzo del proyecto de conservación el número creció a más de 1.000. Por esta razón guardabosques del Virunga han ido ganando reconocimiento.

De hecho, uno de los seis ganadores del Goldman Prize el año pasado, algo así como el “Nobel del medioambiente”, fue otorgado a Rodrigue Katembo.



A los 14 años Katembo fue obligado a ser soldado, pero después de lograr escapar, estudió biología y ahora se dedica a la conservación en el parque. Poniendo su vida en riesgo, Rodrigue se infiltró para documentar y divulgar información sobre sobornos y corrupción de funcionarios que querían ayudar a la empresa británica Soco International a establecer una base de exploración de petróleo dentro del parque.

Fotografía portada: dos gorilas posando junto a sus guardianes en Virunga, Congo

 

 


Autor