Los incendios de Australia están afectando el clima de todo el mundo



De acuerdo a un informe de la NASA las inmensas masas de humo provocadas por incendios australianos han alcanzado la estratosfera y están recorriendo miles de kilómetros, afectando las condiciones atmosféricas a nivel mundial.

Desde hace unos meses, Australia está sufriendo condiciones sin precedentes que incluyen un calor abrasador combinado con la sequedad histórica y numerosos incendios devastadores.

Estas condiciones han llevado a la formación de un número inusualmente grande de eventos de pirocumulonimbos (pyrCbs). PyroCbs son esencialmente tormentas eléctricas inducidas por el fuego. Son activados por la elevación de cenizas, humo y material en llamas a través de corrientes ascendentes sobrecalentadas.

A medida que estos materiales se enfrían, se forman nubes que se comportan como tormentas eléctricas tradicionales pero sin la precipitación que las acompaña.

Estos eventos PyroCb hacen que el humo alcance la estratosfera a más de 16 kilómetros de altitud. Una vez allí, puede viajar miles de kilómetros desde su fuente, afectando las condiciones atmosféricas de otras regiones que se encuentran distantes de Australia.

Actualmente las nubes de humo tienen un impacto dramático en Nueva Zelanda, causando graves problemas de calidad del aire y oscureciendo visiblemente la nieve de las montañas por la ceniza.

Más allá de Nueva Zelanda, para el 8 de enero, el humo había recorrido la mitad de la Tierra, cruzando América del Sur, volviendo el cielo nebuloso y causando coloridos amaneceres y puestas de sol.

Se espera que el humo haga al menos un circuito completo en todo el mundo, volviendo una vez más a los cielos sobre Australia

Autor