Un tigre suelto en Harlem



Esta es una historia asombrosa que nos muestra en plenitud la idiotez humana. Durante el año 2003 la noticia fue muy popular en Nueva York. Lo que había comenzado como un mito urbano se transformaba en realidad: un tigre estaba viviendo en un apartamento en pleno Harlem. Su propietario, llamado Antoine Yates acabo en prisión durante 6 meses y su mascota Ming, un tigre siberiano de dos años, proveniente de un santuario para animales en Ohio. Sencillamente sorprendente.

Esta locura comenzó delatarse cuando Yates se presentó en una sala de emergencias con profundas heridas en su muslo. Afirmó que su perro de raza Pit Bull le había mordido, pero dado el tamaño de las heridas el personal médico sospechó de sus dichos, y dio aviso a la policía. 
 

Mientras Yates era asistido, la policía de Nueva York comenzó a investigar su vivienda en busca del animal que le había producido esas heridas. Menuda sorpresa se llevaron al escuchar los gruñidos que provenían de la vivienda en cuestión. Rapidamente alertaron a un equipo de control de animales quienes posteriormente anestesiaron al tigre para su traslado.

Al acceder al apartamento otras sorpresas esperaban a la policía. Yates también poseía en su apartamento: un cocodrilo, una pitón y una gran cantidad de arañas, todos viviendo en condiciones lamentables.

 

Según aseguro el New York Daily News las autoridades decidieron trasladar a los animales a lugares  más apropiados: Ming fue enviado a un santuario de animales en Ohio, mientras que el cocodrilo fue llevado a un nuevo hogar en Nueva Jersey.  Antoine Yates fue condenado por criar animales peligrosos en la ciudad, y cumplió una pena de prisión de seis meses.

En octubre de 2010, la historia de Yates y Ming fue dramatizada en el canal de televisión Animal Planet en su serie “Fatal Attractions”. El episodio fue titulado "Un tigre suelto en Harlem".