“El trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo”



Esas fueron las palabras de Mark Twain para describir al Monumento al león de Lucerna en Suiza. Esta fascinante obra que muestra a un león mal herido, mide 6 metros de altura y 10 metros de largo. Representa la muerte de 700 mercenarios de la Guardia Suiza durante la Revolución francesa. Una pieza asombrosa.

Autor