Una especie de salmón evoluciona aumentando su corazón para sobrevivir al cambio climático



Un estudio de la revista Science dice que científicos canadienses han encontrado una  especie de salmón rojo (Oncorhynchus nerka) capaz de sobrevivir a los cambios ambientales, algo que otros miembros de su especie no han podido, debido a que desarrollaron un corazón más grande que otros salmones de la región.

El río Fraser, en Columbia Británica, tiene más de 100 poblaciones distintas de salmón rojo. Estas especies son  muy sensibles a su entorno e incluso pequeños cambios en la temperatura del agua o el caudal del río podrían significar un desastre para la especie.

"A medida que el cambio climático altera las condiciones de la cuenca del río Fraser, nuestra preocupación es de que algunas poblaciones no puedan ser capaces de adaptarse a estos cambios con la suficiente rapidez para sobrevivir", dijo Erika Elias de la Universidad de British Columbia, autora principal del estudio.

Sin embargo, el salmón Chilko (el nombre de una región del río donde se reproducen), está demostrando ser más resistente que otros salmones en lo referente a su migración.

"Me gusta llamar a la población de salmón rojo de Chilko como "el Súper Pez", dijo Elias, quien explicó que los salmones están condicionados por una ruta migratoria que es extraordinariamente difícil.

El estudio,  que fue publicado en la revista Science, evalúa cómo las poblaciones de peces de la misma especie se adaptan a diferentes condiciones ambientales durante su migración anual.

Los científicos informaron que el río Fraser ha elevado su temperatura en casi dos grados centígrados desde 1950. Millones de salmones rojos migran al rio Fraser a desovar cada año, pero la especie ha estado en declive desde la década de 1990. Ha habido muertes  masivas durante las migraciones, y en algunas poblaciones se estima que entre el 40 y el 95% de sus integrantes han muerto.

La migración de los salmones de  Chilko no es nada fácil. Ellos deben nadar más de 650 km río arriba, y pasar por una zona conocida como "La Puerta del Infierno", donde el río se dispara a través de un pasaje tan sólo 35 m de ancho. Los salmones hacen todo esto en pleno verano en un esfuerzo heroico para llegar a un lago glaciar, donde se reproducen.

Para evaluar la capacidad de los salmones para hacer frente a condiciones ambientales cambiantes, el equipo de investigación estudio peces de los ocho grupos diferentes. Los salmones estudiados  nadaron a través de un tubo diseñado para simular la corriente y la temperatura del agua  del río Fraser. Posteriormente se midieron el ritmo cardíaco y el metabolismo de los salmones adultos.

Encontraron que cuando la temperatura del agua se elevó por encima de un nivel óptimo, la capacidad del salmón nadar disminuyo, probablemente como resultado de un debilitamiento de su sistema cardiovascular.

También se observó que el salmón rojo Chilko parecía fisiológicamente menos sensible a la diferencia en la temperatura y el cambio ambiental. El más sensible fue el salmón rojo Weaver (especie con los días contados).

Los investigadores descubrieron que los salmones de la especie Chilko poseían corazones y sistemas cardio-respiratorios más robustos que las otras especies de peces examinados.

Elias dijo "Esta variedad de salmón es capaz de nadar en una gama más amplia de temperaturas en comparación con otros salmones. Creemos que esta facilidad tiene que ver con cómo se han adaptado para hacer frente a una migración anual  que cada año es más  difícil".

Este estudio, como tantos otros, da crédito a la afamada teoría de la evolución de Darwin. Las especies cambian, por necesidad. En el cambio esta la evolución. Evolucionamos para vivir en un entorno cambiante. Vivimos evolucionando.  Existen personas que parecen involucionar, pero como diría JP Sartre, involucionar es una forma de evolucionar.

JDR

Fuentes
Salmon rojo
Differences in Thermal Tolerance Among Sockeye Salmon Populations

Fotografia flickr