Consejos para bucear en compania de tiburones, por Richard Martin



Richard Martin es un biólogo especializado en tiburones. Escribió innumerables artículos para la National Geographic y es autor de los libros Shark Smart: The Diver's Guide to Understanding Shark Behaviour y Do Whales Fart? And Other Questions. A continuación transcribimos algunos de sus consejos sobre la mejor manera de comportarse al bucear en compañía de tiburones.

Obtenga Información

Esté preparado conozca que clase de tiburones será posible encontrar en el área donde planea bucear, y aprenda acerca de la conducta esperada de cada especie. Recuerde que la seguridad del buceador disminuye cuando la visibilidad no es buena (durante la noche o en aguas turbias) y al aumentar la profundidad (corrientes, cargas a transportar como cámaras subacuaticas, arpones y otros equipos).

Nunca olvide que el océano es mucho más peligroso que cualquier tiburón. Conozca sus propias limitaciones y bucee de acuerdo con ellas. Nunca bucee solo, discuta la logística del buceo y los planes de contingencia (señales manuales, análisis del sitio, consideraciones para entrar y salir, procedimientos de separación, etc.) con sus compañeros antes de entrar al agua.

Cuide sus modales

Mientras bucee, trate de comportarse como un “invitado” de buenos modales; recuerde que está de visita en la casa de los tiburones. Deje que el tiburón se le acerque e investigue en sus propios términos. No persiga, arrincone, agarre, acuchille, arponee o toque al tiburón de ninguna manera; es un animal salvaje que se va a defender si se siente amenazado (aunque lo más probable es que si Ud. se comporta de un modo que le resulte amenazador, el tiburón simplemente se vaya*).

Evite las miradas directas

Trate de evitar mirar al tiburón directamente. Según mi experiencia, los tiburones están muy conscientes de los ojos del buzo y parece que lo miren fijamente. Lo mejor es mirarlos con el rabillo del ojo. Por su propia seguridad, sin embargo, es importante que no pierda de vista al tiburón mientras está en su entorno inmediato.
Siga vigilando por varios minutos después de que aparentemente se haya ido, para estar seguro de que realmente se fue.

Quédese quieto

Permanezca inmóvil durante su encuentro con el tiburón, preferentemente en el fondo o cerca de él (trate de convertirse en una parte inofensiva del terreno); los movimientos bruscos o amplios de parte del buzo a menudo asustan al tiburón, forzándolo a huir o a realizar un ataque defensivo.

Quédese horizontal

Reduzca su perfil vertical en el agua; agáchese en el fondo o colóquese horizontalmente. Los tiburones parecen sentirse más nerviosos con lo alto que con lo largo, tal vez debido a que la mayoría de las criaturas con que se encuentran son más largas horizontalmente.

No se amontone

Evite amontonarse con otros buzos: los tiburones a menudo perciben a los grupos de buzos en formación cerrada como un único organismo grande y amenazante. Permanezca cerca de su compañero por razones de seguridad normal, pero relativamente lejos de las otras parejas. Deje el buceo en solitario con tiburones a los profesionales.

Aproveche la curiosidad del tiburón

Aproveche la curiosidad natural del tiburón para prolongar el encuentro. Intente tararear bajito en su regulador (casi cualquier canción con un ritmo simple y no muy regular servirá), o golpee dos piedras o su tanque con algo metálico; cosas tan simples como estas a veces son muy exitosas a la hora de atraer la curiosidad de un tiburón. También puede atraer su curiosidad con una cámara o guantes de colores brillantes. No intente gesticular con esos guantes; el tiburón puede pensar que son algo comestible.

No los alimente

No use carnada o intente alimentar a un tiburón bajo el agua. Un contexto de alimentación cambia radicalmente el carácter de la conducta investigativa de un tiburón, y puede atraer a otros, agregando un factor competitivo no controlable a la mezcla. Bajo tales condiciones, un encuentro con tiburones puede cambiar de algo maravilloso y sereno a algo realmente peligroso en una fracción de segundo. Deje la alimentación de tiburones a los profesionales (**).

Suba lentamente

Si debe volver a la superficie mientras este un tiburón cerca (por ejemplo, debido a que se le acabó el aire), muévase lenta y deliberadamente, sin perder nunca de vista al tiburón. Nade directamente a su sitio de salida planificado. Evite un nado largo en superficie, ya que es cansador y le puede dejar vulnerable a un ataque desde abajo cuando llegue a su punto de salida (bote, muelle, playa o lo que sea), no se demore; salga del agua suave y eficientemente. Incidentalmente, si ve un tiburón desde la superficie y decide bucear con él, entre calladamente al agua, usando una entrada muy controlada, y en ningún caso el paso de gigante. No sólo es menos probable que asuste a los tiburones cercanos, también he visto a tiburones reaccionar con gran excitación a la conmoción causada por una entrada ruidosa y espectacular. En un estado excitado, el tiburón puede volverse peligroso en un instante.

Obsérvelo cuidadosamente

Observe cuidadosamente el comportamiento del tiburón. Si parece excitado o agitado (movimientos bruscos y rápidos; aletas pectorales plegadas hacia abajo; cambios bruscos en el estilo de nado; incremento general de la tensión muscular) o bien comienza a nadar de manera errática, abandone el agua de inmediato (siguiendo las recomendaciones previas).
Puede ser relativamente seguro seguir en el agua después de esto, pero la prudencia aconseja una salida lenta y eficiente del agua.

Vigile a los otros peces

Esté alerta respecto a la conducta de los peces y otras criaturas en el área inmediata; deje el agua de inmediato (siguiendo las recomendaciones previas) si les ve buscar protección súbitamente o si parecen comportase en forma errática o agitada. Confié en sus instintos de buzo: si algo en el ambiente parece no estar bien, deje el agua de inmediato.

Sobre todo, disfrute la experiencia. Lo más seguro es que recuerde el encuentro mucho después de que el tiburón se haya olvidado de Ud.

* Nota: no estaría tan seguro tratándose de blancos.

** Nota: los tiburones existen desde hace 20 millones de años, es decir 19 millones de años mas que nosotros, y por lo que tengo entendido nunca tuvieron problemas de alimentación, si deseas alimentar a un animal, puedes comprarte un perro o gato.

Dragoman - para lareserva.com

 

Autor