Un fascinante cervatillo manchado



Las crías de ciervo tienen una particularidad: nacen con manchas blancas que luego desaparecen en su juventud y le dan un aspecto de cuento de hadas. Al igual que una huella digital, los patrones de manchas son únicos para cada cervatillo. Las manchas (cerca de 300) perduran en su piel de 90 a 120 días. Las fotografías pertenecen a Tony LePrieur y fueron obtenidas en el Parque de Carburn, Calgary Alberta.


 

Autor