¿Como funciona Internet?



Cuando nos conectamos a Internet, lo primero que pensamos es que toda esa información viaja por satélites hasta llegar al destino buscado, pero el 97% de los datos que viajan por la web lo hacen a través de un millón de kilómetros de cables submarinos de fibra óptica.

Solo se usan satélites para transportar Internet a los lugares que están muy aislados, en los otros casos transportar los datos por cables submarinos es más corto.

La razón de esto es debido a que los satélites orbitan a 36.000 Km de la superficie terrestre, y los datos indefectiblemente tienen que recorrer esta distancia para ir y volver, por tal motivo siempre es más corta la distancia desde un punto a otro punto que está en la superficie de la Tierra.

Supongamos que queremos conectar Santiago de Chile con Tokio en Japón por satélite, los datos tendrían que ir y volver al satélite y eso sumaria 72.000 Km, en cambio si esta unión es por mar solo se necesitan 17,228 Km.

Estos cables de fibra óptica son realmente muy pequeños casi como el tamaño del cabello, y están recubiertos por 7 capas de protección distintas. Cuando están más cerca de la costa son más gruesos, en cambio mar adentro son más delgados.

Los cables de fibra óptica son muy rápidos y en transmisión de datos alcanzan velocidades de cientos de TB. También ya se desarrollaron (aún no instalados) cables de fibra que transmiten hasta 1PB por segundo (1000 TB).

Instalar estos cables no es una tarea sencilla y su proceso puede llevar años. Generalmente barcos especializados para tal fin recorren de punta a punta los tramos que quieren unir, al mismo tiempo que van desenrollando y depositando el cable en el lecho marino. Cuando el cable se acerca al continente suele estar enterrado.

En la actualidad existen cerca de 500 cables submarinos de fibra óptica que atraviesan nuestros océanos.

En el sitio submarinecablemap.com se puede ver un mapa que muestra como es el actual estado de los cables submarinos que conectan Internet. La mayor densidad de cables se encuentran en la ruta Estados Unidos - China, y Europa - Estados Unidos.

Las islas Malvinas y la isla de Pascua son de los pocos sitios en el mundo sin conexión por cable submarino.

Autor