El cierre de Chernobyl



Finalmente comenzó el largo proceso de clausura de la fatídicamente celebre planta nuclear de Chernobyl, que el 26 de abril de 1986, fue escenario la mayor catástrofe nuclear en la historia del uso pacífico de la energía atómica.

Las consecuencias del accidente fueron y son nefastas, cerca de 15 millones de personas resultaron afectadas por el desastre, de las cuales más de 70.000 están muertas.

El hecho se produjo a la 1.24 AM, tras dos explosiones en el reactor número cuatro de la planta, varias toneladas de material altamente radiactivo fueron expelidas a la atmósfera. La catástrofe había comenzado. Algunos lo compararon con el desastre la bomba atómica que en 1945 devastó la ciudad japonesa de Hiroshima.

El ingeniero sueco Cliff Robinson, fue quien poco después de las primeras explosiones, detectaba en la planta nuclear de Formansk, Uppsala, un brusco aumento de los niveles de la radiación en la atmósfera. "Creí que había estallado la guerra o que alguien había detonado una bomba atómica", explicó la persona que dio la alerta mundial de la catástrofe de Chernobyl. Devotos al secretismo que caracterizaba al régimen comunista, las autoridades soviéticas demoraron casi tres días en informar de la tragedia de Chernobyl, en la cuidad de Ucrania, junto a las fronteras de Rusia y Bielorrusia.

El entonces presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov tardó 19 días en informar a los soviéticos los hechos, "una increíble desventura" sentencio, "Por vez primera nos enfrentamos a la fuerza real de la energía nuclear fuera de control", dijo Gorbachov en un mensaje emitido por la televisión nacional.

Según los informes oficiales, mas de 180 toneladas del combustible del reactor nuclear —uranio enriquecido— fueron arrojados a la atmósfera. Bomberos y operarios intentaron desde los primeros momentos de la destrucción del reactor apagar el siniestro y evitar el escape de materiales radiactivos a costa de sus propias vidas.

Miles de kilómetros de los territorios de Ucrania, Bielorrusia y Rusia quedaron contaminados por la radiación; cerca de 15 millones de personas resultaron afectadas por el desastre ecológico.

Las estadísticas médicas revelan que los casos de cáncer, especialmente de tiroides, se multiplicaron por diez en las zonas contaminadas.

La población infantil ha sido la más perjudicada. En los catorce años y casi ocho meses desde que se produjo la catástrofe de Chernobyl, Occidente ha destinado más de 7.000 millones de dólares para el cierre de la planta y para numerosos programas de asistencia médica y social. Según Ucrania y Bielorrusa, los países más afectados, esa suma es insignificante. Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, estimo en 325.000 millones de dólares los perjuicios sufridos por su república como resultado del accidente.

La clausura de la planta no cierra de manera definitiva el problema de Chernobyl. Lo que hicieron las autoridades ucranianas fue detener definitivamente el tercer reactor de la central, el único que se hallaba en actividad. Los reactores uno y dos fueron apagados en 1991 y 1996, respectivamente.

El riesgo que representa la masa de materiales altamente radiactivos atrapados en el "sarcófago" que cubre la planta seguirá latente durante muchos años, incluso durante décadas.

La preocupación de los especialistas es que esa mole (de hormigón y estructuras metálicas), sea incapaz de contener la fuerza de la radiación. Horror y muerte, son siempre el resultado de la imprudencia y falta de responsabilidad de algunas naciones que no priorizan la salud de sus habitantes

Jose Orbaneja para LaReserva.com

Excelente galeria de imágenes hoy de Chernobil

Fotografia: Flickr

Autor