El pez lobo (Anarhichas lupus)



Este singular pez habita los océanos Atlántico Norte y Ártico. Con sus poderosos dientes puede romper conchas de moluscos o caparazones de crustáceos. Lamentablemente el sabor de su carne hizo que en los últimos años se diezmara su población.  

Como su aspecto lo sugiere es un depredador nato. Utiliza sus dientes y una placa ósea en la parte superior de la boca alimentarse de casi todo lo que se le cruza. Pueden superar el metro y medio de longitud y su piel está cubierta por una sustancia resbaladiza. Su gran peculiaridad son los dientes cónicos de la parte frontal de su mandíbula.

De acuerdo con los datos científicos, la población del pez lobo del Atlántico ha disminuido drásticamente debido a la sobrepesca y la captura incidental. Los buques con redes de arrastre destruyen el hábitat submarino rocoso del pez lobo. La pesca recreativa también ha amenazado la supervivencia del pez lobo del Atlántico.

En la actualidad, el pez lobo del Atlántico se clasifica como especies de preocupación en el marco del Servicio Nacional de Pesquerías Marinas. En 2014, la Comisión de Helsinki clasificó la población pez lobo del Atlántico en el Mar Báltico como en peligro de extinción y fue incluido en la Lista Roja de la UICN.

Fotografía: Eirik Mikkelsen

Autor