La aerodinámica del animal más veloz del planeta



El Halcón Peregrino es una criatura fascinante. Esta singular ave vuela a una velocidad crucero de 100 Km/h pero puede alcanzar en picada, cuando caza, velocidades superiores a los 300 Km por hora. 

Tiene una longitud corporal de 34-58 centímetros. Las hembras son de mayor tamaño que los machos (como en muchas aves de rapiña). Los machos pesan entre 450 y 750 gramos y las hembras entre 1 y 1.5 Kg.

La elevada presión del aire cuando alcanza grandes velocidades podría dañar los pulmones del ave, por esta razón los Halcones Peregrinos poseen pequeños tubérculos óseos en las fosas nasales que guían las ondas de choque de aire que entran en las fosas nasales, y de esta forma puede respirar con más facilidad cuando “bucea” para recoger una presa que ha caído al agua.

Para proteger los ojos, estos poseen membranas nictitantes (comúnmente llamado tercer párpado) para difundir las lágrimas y la limpieza de las partículas que ingresan en sus ojos mientras mantiene la visión.

Generalmente golpea a su presa en el aire para posteriormente capturarla directamente en el aire o cuando cae al suelo o al agua.

Su aerodinámica en forma de gota lo hace alcanzar impactantes velocidades en picada, dado que tiene poca resistencia al aire. Cuando adopta la forma que se puede apreciar en la fotografía, el Halcón Peregrino se transforma en un verdadero “misil” de la naturaleza.

Autor