El agujero negro de más rápido crecimiento en el universo come el equivalente de un sol por día



Los astrónomos se han encontrado con un agujero negro monstruosamente grande con un “apetito gigantesco”. Cada día que pasa, el vacío insaciable conocido como J2157 consume gas y polvo equivalente en masa del sol, convirtiéndolo en el agujero negro de más rápido crecimiento en el universo.

La escala absoluta de J2157 es casi insondable, pero según Christopher Onken, astrónomo de la Universidad Nacional de Australia que formó parte del equipo que descubrió originalmente el objeto en 2019, J2167 es 8.000 veces más grande que el agujero negro supermasivo que se encuentra en el corazón de la Vía Láctea. Eso es equivalente a 34 mil millones de veces la masa del Sol. Una cifra inimaginable.

Para que Sagitario A , el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea, alcanzara un tamaño similar al J2157, habría tenido que engullir dos tercios de todas las estrellas de la galaxia.

En el nuevo estudio, los astrónomos recurrieron al Very Large Telescope de ESO en Chile para obtener una evaluación más precisa de la masa del agujero negro. Los investigadores ya sabían que estaban lidiando con un agujero negro de proporciones épicas, pero los resultados finales sorprendieron a todos.

Aunque los agujeros negros no se pueden capturar directamente porque no dejan escapar la luz, J2157 se clasifica realmente como un cuásar o fuente de radio cuasi estelar: objetos extremadamente brillantes alimentados por agujeros negros al menos mil millones de veces más grandes que nuestro Sol.

La brillante señal del cuásar está formada por partículas de polvo y gas que se acumulan alrededor del borde del agujero negro supermasivo que se aceleran a casi la velocidad de la luz. Prácticamente, el agujero negro actúa como un acelerador de partículas naturales extremadamente poderoso.

Afortunadamente para nosotros, el agujero negro se encuentra a miles de millones de años luz de distancia.

Un agujero negro​ es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio, de manera por la cual ninguna partícula material (ni siquiera la luz) puede escapar de ella.

Sin embargo, los agujeros negros pueden ser capaces de emitir un tipo de radiación, la conocida como radiación de Hawking , conjeturada por Stephen Hawking en la década de 1970.

La radiación emitida por agujeros negros como Cygnus X-1 no procede del propio agujero negro sino de su disco de acreción.

Agujeros negros supermasivos son aquellos que poseen varios millones de masas solares. Se hallarían en el corazón de muchas galaxias.

Se forman en el mismo proceso que da origen a los componentes esféricos de las galaxias.

Autor