El plan para "robar rocas" de la superficie de Marte está tomando forma



El primer paso en este atraco interplanetario llegará en julio, cuando la NASA lance su rover Perseverance para rodar por la superficie marciana y comience a obtener muestras de polvo y roca. Recientemente investigadores de la NASA han establecido exactamente como planean traer de regreso a la Tierra esas muestras.

Si todo funciona correctamente las muestras tardarán cerca de 10 años en llegar a la Tierra.

"Lo que podemos aprender sobre Marte en nuestros propios laboratorios será fantástico", dijo Michael Meyer, científico principal del programa de exploración de Marte en la sede de la NASA en Washington DC, quien describió los planes en una “reunión virtual” el 15 de abril.

El rover Perseverance es la primera etapa en el proceso de devolver una muestra de Marte. Si se lanza según lo previsto en los próximos meses, aterrizará el próximo febrero en el cráter Jezero, que alberga un antiguo delta del río que podría contener signos de la antigua vida marciana.

A medida que avance sobre la superficie marciana el Perseverance perforará y recogerá material para llenar alrededor de 30 pequeños tubos de muestreo geológico.

Hasta ahora, no estaba claro cómo esos tubos podrían regresar a la Tierra. Pero en los últimos meses, y después de cuatro años de diseño y trazado, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han finalizado un plan que implica enviar un par de naves espaciales a Marte en 2026.

La primera nave espacial aterrizaría en el cráter Jezero. Allí, un pequeño rover llegaría al Perseverance, recogería los tubos de muestreo llenos y los transferiría a un "vehículo de ascenso ", esencialmente un pequeño cohete con un contenedor para transportar las muestras. El vehículo de ascenso a Marte despegaría y colocaría el contenedor en la órbita marciana.

La segunda nave espacial será la encargada de recuperar el contenedor de muestras y traerlas de regreso a la Tierra. El lugar elegido para el aterrizaje de esa nave espacial será un campo de entrenamiento militar en Utah.

Tan simple como sea posible

Todo el proceso requerirá muchas “primicias” interplanetarias. Ninguna nación ha lanzado una nave desde la superficie de Marte, o ha tenido dos naves espaciales en la órbita de Marte. "Esta no es una tarea simple", dice Jim Watzin, jefe del programa de exploración de Marte de la NASA en Washington DC.

Aterrizar y trabajar en el cráter Jezero debería ser más fácil la segunda vez, señala Bethany Ehlmann, geóloga planetaria del Instituto de Tecnología de California en Pasadena. El Perseverance habrá tenido años para explorar el paisaje y preparar el camino para que otro rover se una a la misión.

La NASA y la ESA han dividido el trabajo en función de su experiencia trabajando en Marte. La NASA planea construir el módulo de recuperación de muestras y el vehículo de ascenso a Marte, mientras que la ESA trabajará en el pequeño rover y en regresar las muestras a casa. A diferencia de la NASA, la ESA aún no ha enviado un rover a Marte. Debía lanzar uno este año en un esfuerzo conjunto con la agencia espacial rusa, pero se vio obligado a retrasar el proyecto debido a la pandemia de coronavirus.

Watzin se negó a comentar sobre cuánto podría costar todo el proyecto de devolución de muestras de Marte, pero es probable que requiera al menos varios miles de millones de dólares de cada agencia. Los funcionarios de la ESA se comprometieron con el plan en su reunión ministerial trienal en noviembre pasado.

Si todo va según lo previsto, la nave espacial de retorno de muestras llegará a Marte en 2028. El pequeño rover haría su trabajo recolectando y cargando tubos durante una temporada libre de tormentas de polvo marciano y temperaturas frías de invierno. Después de abandonar Marte, las muestras aterrizarían en Utah en septiembre de 2031.

La NASA y la ESA hicieron un llamado este mes a los científicos interesados ​​en ayudar a planificar cómo se estudiarán esas preciosas muestras.

Autor