Lobo marino, el nacimiento de una nueva especie



El lobo marino o lobo de lluvia, es un singular tipo de lobo costero que se encuentra a lo largo de la remota red de islas y penínsulas del oeste de la Columbia Británica. Sin ciervos ni alces para cazar, el lobo marino ha adaptado su dieta y comportamientos a un entorno marino. Son genéticamente distintos de los lobos del interior (Canis lupus columbianus) y están a punto de reconocerse como una subespecie separada.

El lobo marino vive y prospera en el área marginal entre la selva tropical templada y la costa del Océano Pacífico,y el 90 por ciento de su comida proviene del mar.

Entre sus costumbres alimenticias se encuentran: hurgar durante la marea baja en busca de percebes, mejillones y huevas de arenque que quedan en las algas, también aprendió a encontrar cangrejos volteando rocas y a cavar en busca de almejas y hasta se los ve alimentándose de cadáveres de focas o ballenas varados.

El lobo marino también es un cazador marino competente. Si bien no puede atrapar focas en aguas abiertas, las puede atrapar mientras están en la costa.

Durante las temporadas de desove del salmón y el arenque, casi una cuarta parte de la dieta de este lobo marino es pescado. Captura los salmones en arroyos poco profundos.

Aunque se sabe poco de esta criatura elusiva, los lobos costeros de la Columbia Británica son genéticamente distintos de los lobos del interior (Canis lupus columbianus) y se está haciendo un esfuerzo para que se los reconozca como una subespecie separada. Además de su diferente estilo de vida y comportamientos de caza, los lobos costeros también son más pequeños que sus primos del interior y tienen un tinte rojizo en su pelaje.

El lobo marino es un excelente nadador, a menudo puede nadar varias millas en las frías aguas del Pacífico mientras recorre las islas en busca de comida. La mayor distancia registrada de un lobo marino nadando es de casi 12 kilómetros.

Antes de la depredación humana y la pérdida de hábitat, el lobo marino una vez se extendió a lo largo de la costa del Pacífico, desde Alaska hasta el norte de California. Si bien todavía hay focos de lobos costeros en el sureste de Alaska, las áreas escasamente pobladas de Columbia Británica, principalmente en la región conocida como Great Bear Rainforest, brindan un hábitat más seguro y rico en alimentos.

Un macho y una hembra dominantes liderarán la manada de cuatro a ocho lobos marinos y tendrán una camada de cuatro a seis cachorros por año. Las crías nacen de marzo a mayo y toda la manada ayuda a criar a las crías. Las hembras no dominantes producen leche para alimentar a las crías. Los machos no dominantes compiten para turnarse con las tareas de cuidado de los cachorros.

Los cachorros nacen sordos y ciegos y no pueden caminar hasta que tienen aproximadamente dos semanas de edad. Los lobos jóvenes comenzarán a cazar con la manada cuando tengan cumplen los 7 meses de edad.

Los miembros de la tribu indígena Kwakiutl, que habitaron la costa de Vancouver durante los últimos 9.000 años, tenían muchas leyendas sobre estos lobos. Ellos creían que eran sus antepasados y que se transformaron en hombres (inevitable pensar en Boris Vian y su libro el Lobo Hombre, que trataba de un lobo que mordido por un hombre se transformaba en hombre)

A pesar de su rareza, los lobos marinos no están protegidos por las leyes federales o provinciales de Canadá. El actual plan de gestión de lobos de Columbia Británica fomenta la caza de lobos y no tiene límites estacionales.

Autor